martes, 5 de mayo de 2015

ENTRE JARAS...NADA




" Una guitarra encendida
en la madrugada baja
puede ser novia o navaja
beso, cárcel, muerte o vida.

Y la voz valiente diera
de una garganta cobriza
denuncia la extensa lira
entre vida y sepultura.

Yo no sé si llora o canta
pero me duele éste acento.
Me sabe a rito , a lamento
de seguidilla o taranto,
Dice de pulsos atados
al carro de la amargura,
Dice esperanto, dice usura,
dice niños ultrajados
por el código del hambre...

Cuenta memorias amargas
desprecios, castigos, cargas,
rastrojos de miedo y sangre,

Dice cante caminero
con candil de niebla y frio
o quizás salmo sombrío
dice lo que no quiero.

O de  algún prisionero en guerra
con la guardia del penal
que con rabia y puñal
se abre camino a la sierra.

Ancho clavelón de penas
tatuado en alma doliente
rabioso bordón valiente
apuñalando las venas.

O sarcedote de hinojos
por los pecados del suelo
que quiere ganar el cielo
sin más que cerrando ojos.

Dice caballero huído
por pechos de furia loca
transido el alma , se toca
el corazón malherido.

Yo no tengo la certeza
si acusa o pide perdón
si es rito, o una canción
de si peca o de si reza.

En la madrugada vieja
la guitarra es llanto al viento
y aquella voz de lamento
rumiando penas...se aleja.


(Buscando entre matorrales, la jara escondida, me salen al paso trigales...¡Se marchitó  la elegida!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario