lunes, 20 de julio de 2015

SIN TÍTULO CANTO...PORQUE MI LLANTO NO VIENE A CUENTO




" Una sonrisa no cuesta tanto
ni una caricia, ni un beso
el alma palidece cuando
nacen sombras en los puntos de las venas.

Y en las sienes serpentinas de cañón
el primer golpe no huye nunca
en los círculos de la sangre queda grabado
junto al primer beso, en la yema más alta
del pulso más alto.

Cuando vi el primer muerto
yo estaba en la otra orilla pintando
primaveras. Nadie vió secarse mi niñez
ni un soplo de amor, ni un halago
ni tan siquiera una brizna de ojo caliente.

Rostros extraños
hacían del arroyo
coyunturas  de piedra y marmol
la lejanía se vistió de misterios
y el pan huía de las manos....

Las sumisas no deberían ser mujeres
sino ángeles de otro mundo
me pregunto, por qué en y otros mundos
nos sentíamos desbordadas de deberes....

Mi lamento no tiene nombre
ni forma ni fundamento,
pues alguién que solo así siente
se deja mecer por el viento.

Y el viento me llevó a orillas
dónde el chusco crecía y no plantas
ni torpes zagalas, ni mujer antigua ni santas
me robaban mis mejillas.

Esas con las que lloraba
esas con las que sentía
esas con las que he vivido
sin saber lo que vivía....

La sumisa, no debía
la niña no sabía,
la noche adormecida
arrulla su canto.

Soñaba si, soñaba con versos y cantos
pero cuanto más cantaba más truncados
no sé, creo que los niños
no debían crecer tanto.

Ay mi niñez, en pluma de faisán escrita
mi niñez de música y sándalo

Yo no lo sabía,
he sido el  vaivén de un barco
el aire, la niebla, y ésta calentura...
que me duele tanto."

1 comentario: