miércoles, 16 de septiembre de 2015

MATERNIDAD




"Eres niña apenas
y te estás lloviendo
por las azucenas
cuanto estás creciendo.

Bendigo tu velo
la nieve en tus dientes
el sol en tu pelo
bendigo tu vientre.

Te pienso sembrada
y hermosa te miro
madrecita clara
¡cómo te bendigo!

Te pienso tan llena
en tus ojos luto
que solo una jara
puede ser el fruto.

Releo tu historia
tu imagen primera
te colmo de gloria
la espiga que esperas.

Bendigo tu estado
de buena esperanza
y siembro el sembrado
con paz y templanza.

Anuden los lazos
de los manantiales
acunen tus brazos
besos maternales.

Estoy tan lejana
quisiera haber sido
como aquella hermana
que nunca has tenido.

Te crece en la sangre
primavera blanca
te bendigo madre
con toda mi alma."

No hay comentarios:

Publicar un comentario